Aumento mama- Aumento de pecho - Aumento senos - Implante mama - Implantes pecho - Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán & Hernández

Dr. José Antonio Arán Arán
Dra. Aimée Hernández de la Cruz

C/ Londres 65 1-3
08036 Barcelona

(ver mapa)


93 363 34 78
(1ª visita gratuita)

Instituto Arán & Hernández

Medicina y Cirugía Estética

Aumento de mamas

La mamoplastia de aumento o aumento de mamas es una intervención quirúrgica destinada a aumentar el tamaño de las mamas por una serie de motivos:
Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Aumento de mamas

  • Mejorar el contorno corporal de la mujer, la cual por razones personales considera demasiado pequeño el tamaño de su pecho.
  • Corregir una pérdida en el volumen mamario después de un embarazo.
  • Equilibrar el tamaño de las mamas cuando existe una diferencia significativa entre ellas (asimetría mamaria).
  • Como técnica reconstructiva en determinadas situaciones (cáncer de mama).

La forma y el tamaño de las mamas previas a la cirugía pueden influir tanto en el tratamiento recomendado como en el resultado final. Si las mamas no tienen el mismo tamaño o forma antes de la cirugía (asimetría mamaria), es poco probable que sean completamente simétricas después.

La intervención

El aumento de las mamas se consigue introduciendo una prótesis o implante de mama, ya sea detrás del tejido mamario (subglandulares), debajo del músculo pectoral (submusculares), o debajo de la fascia del músculo pectoral (subfasciales).

Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Intervención de aumento de mamas

Las incisiones se realizan de forma que las cicatrices resulten lo menos visibles posible, habitualmente en el surco inferior de la mama, alrededor de la parte inferior de la areola o en la axila. El método de implantación y la posición de la prótesis dependera de las preferencias del paciente, de su anatomía y de la recomendación de su cirujano.

La intervención se realiza normalmente bajo anestesia general, con un ingreso en clínica de 24 horas.

Pulse en el enlace para ver una animación 3D del procedimiento de aumento de pecho.http://www.natrelle.com/animation.aspx.

Tipos de prótesis

Existen varios tipos de prótesis de mamas:

  • Rellenas de gel de silicona y de suero fisiológico. Las más usadas son las de gel de silicona.
  • En cuanto a la forma pueden ser redondas o anatómicas (forma de gota o de lágrima).
  • En cuanto al texturado de la cubierta pueden ser lisas o rugosas.

Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Tipos de prótesis

Postoperatorio

Al día siguiente de la operación de aumento de pecho, la paciente se puede ir a casa, tras sacar los drenajes y sustituir el vendaje de quirófano por un sujetador tipo deportivo. Este sujetador debe utilizarse día y noche durante todo el mes siguiente a la intervención.

La primera semana la paciente debe realizar reposo relativo, sin hacer esfuerzos de ninguna clase, sobre todo con los brazos.

A los 5 días del alta, la paciente tiene que volver a la consulta para una revisión y, posteriormente, tiene que acudir una vez por semana durante el primer mes.

En general, la paciente podrá realizar una vida normal a los 4 - 5 días de la intervención (trabajo sin esfuerzo físico), pero no podrá realizar ejercicio físico intenso hasta el mes de la intervención.

 

Posibles complicaciones

En una paciente joven y sana el riesgo de posibles complicaciones en una intervención de aumento de mamas es muy bajo.

Dentro de la rareza, la complicación más frecuente de la mamoplastia de aumento es la denominada retracción capsular, contractura capsular o encapsulamiento, que da lugar a una sensación de firmeza y dureza poco natural del pecho. Dependiendo del grado de severidad puede solucionarse con tratamientos locales o puede requerir una reintervención quirúrgica.

Otras posibles complicaciones locales son hematomas, infección, intolerancia de suturas, pérdida de sensibilidad, etcétera, que requerirán el tratamiento adecuado, y que generalmente, se solucionan sin dejar secuelas permanentes.

 

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo duran las prótesis de mama?

Las prótesis mamarias de silicona de gel de alta cohesividad, que son las que se colocan desde hace unos años, pueden durar toda la vida. Es cierto que se han detectado pequeños porcentajes de rotura, pero ésta no supone un daño para la salud de la paciente si no dejamos la prótesis rota durante mucho tiempo.

Algunos médicos han difundido que las prótesis de mama o implantes de pecho deben cambiarse a los 10 años por la alta incidencia de roturas a partir de este límite así como por el peligro que podría suponer para la salud de la persona una prótesis rota, no obstante esta recomendación ha sido desmentida por la mayoría de cirujanos plásticos, quedando reflejada esta opinión en un comunicado que hizo el presidente de la SECPRE (Sociedad española de cirugía plástica, reparadora y estética): si una prótesis no ha dado ningún problema, no hay ninguna necesidad de hacer un recambio preventivo.

En ningún caso se puede establecer un período fijo al cabo del cual se requiera el cambio de los implantes. La mayoría de pacientes operadas hace 25 años o más no han precisado el recambio, y eso, teniendo en cuenta que la calidad de estas prótesis es menor que la de las actuales.

Se han hecho algunos estudios sobre el índice de rotura, como por ejemplo, el efectuado sobre prótesis de la marca Allergan, que son las que usamos nosotros, y que están consideradas como unas de las mejores del mercado. En este estudio, (Prevalence of Rupture in Inamed Silicon Breast Implants. Heden, P.et al. Journal of Plastic and Reconstructive Surgery, agosto 2006, pp. 303-308) se objetivó una tasa de rotura de un 6 %, a una media de 11 años, sobre implantes redondos (Style 40 y Style 110/20). Otro estudio posterior de este mismo fabricante objetivo una tasa de rotura de 0.6 % a 6 años, sobre prótesis anatómicas (Style 410).

Afortunadamente, existen métodos para diagnosticar la rotura del implante en fases iniciales, como son la mamografía, la ecografía mamaria y la resonancia magnética. En Instituto Arán & Hernández recomendamos evaluar la integridad de la prótesis de mama mediante una ecografía mamaria o mamografía cada 2 o 3 años durante 10 años, a los 10 años se debe hacer una resonancia magnética y, a partir de entonces, hacer las ecografías anualmente y repetir las resonancias cada 10 años.

Si quieres saber más sobre la calidad de los materiales usados en la fabricación de las prótesis de mama, clica aquí.

¿Cuál es la causa de que una prótesis de mama se rompa?

Las prótesis de mama están fabricadas para resistir grandes deformidades y presiones, pero ante presiones muy importantes podrían romperse, por ejemplo ante un gran traumatismo en la mama.

Cabe la posibilidad de que el cirujano pueda disminuir la resistencia de la prótesis si la deforma mucho para introducirla por un abordaje muy pequeño (por ejemplo una areola muy pequeña).

También es de suponer que una prótesis mamaria puede ir desgastando su cubierta por el rozamiento a lo largo de los años y acabar por romperse. En prótesis colocadas a nivel submuscular, el desgaste podría ser mayor por la presión que ejerce el músculo sobre la prótesis. Esto sería muy variable dependiendo de la fuerza del músculo y de las características de las costillas de la paciente.

Las prótesis de mama de superficie lisa, microtexturada y algunas texturadas que no se adhieren a la cápsula tienen mayor movimiento que las texturadas o rugosas que si se adhieren como un “velcro” a la cápsula. Estas últimas, al rozar menos, podrían desgastarse menos.

Por último, también puede influir el porcentaje de relleno de la prótesis. Hay prótesis de mama que no están llenas al 100 %. Algunas de ellas están llenas al 85 %, sobre todo, las de gel de silicona, las redondas y las de perfil alto, con la intención de que, al estar la paciente de pie, la prótesis se vacíe un poco de arriba y proporcione una forma más natural sin que tenga efecto de “bola”. Pero rellenar poco la prótesis también puede tener sus inconvenientes debido a que la prótesis puede arrugarse con más facilidad. Estos inconvenientes pueden ser el efecto “rippling”, es decir, que se noten externamente estas ondulaciones o pliegues que forma la prótesis, o que en estos pliegues el rozamiento sea mayor y, por tanto, el mayor desgaste haga que la prótesis se pueda romper antes.

¿Qué tipo de prótesis de mama es la más adecuada para mí?

La elección de la prótesis y la técnica quirúrgica son dos factores muy interrelacionados. La paciente puede indicar sus preferencias a priori, pero es el médico el que debe aconsejar las opciones que se adaptan mejor a las características físicas de la paciente.

Hace 10 o 15 años no había tantos tipos de prótesis de mama como hay hoy en día, y por tanto, la elección era más sencilla. Entonces todas las prótesis eran lisas y redondas y solamente había dos perfiles, alto y bajo. En la actualidad, hay prótesis de mama lisas y rugosas (con diferentes grados de rugosidad), redondas y anatómicas, perfil bajo, medio, alto y extra alto, prótesis llenas al 85 % y al 100 %, geles de silicona más duros y más blandos, aunque todos cohesivos. Además, las prótesis anatómicas pueden ser de base achatada, redondeada o alargada. Actualmente, la elección de la prótesis mamaria es más laboriosa, puesto que hay más tipos para elegir, pero también tenemos más capacidad de obtener el resultado que más se ajuste al deseo de la paciente, resultados más naturales y con menos riesgos de complicaciones y efectos indeseables.

En cuanto a la técnica quirúrgica, antes estábamos condicionados por la redondez de las prótesis, y si queríamos disimularla y obtener el resultado más natural posible, estábamos obligados a implantarla a nivel submuscular. Ahora, con las prótesis anatómicas, podemos colocarlas a nivel subglandular y obtener también resultados naturales.

En cuanto al tamaño de la prótesis de mama, nosotros hacemos pruebas con la paciente, colocándole un sujetador que rellenamos con diferentes tamaños de prótesis externas. Estas prótesis reflejan visualmente mejor el resultado definitivo que si se usan las prótesis internas que se implantan en la intervención. A partir de aquí extrapolamos la equivalencia a la prótesis de mama definitiva. Con este sistema tenemos una idea del volumen de mama que desea la paciente, pero luego tomamos medidas sobre la mama de la paciente para obtener los datos de anchura y altura de la prótesis. Con estas medidas obtenemos de manera bastante aproximada el volumen final de la prótesis.

¿Es mejor colocar la prótesis encima o debajo del músculo?

En nuestra opinión la localización más anatómica para colocar la prótesis mamaria es a nivel subglandular, es decir por encima del músculo. La glándula mamaria no se ubica a nivel submuscular; si la prótesis pretende corregir la escasez de volumen glandular, lo más lógico es colocarla pegada a ella.

La técnica submuscular es una técnica que se nos ocurrió a los cirujanos para intentar disimular la artificiosidad de la forma de la prótesis mamaria. Puede ser una buena opción en mujeres muy delgadas y sin nada de volumen mamario, pero no todo son ventajas. Hay que mencionar que en pacientes con músculos pectorales desarrollados, cuando éstos se contraen, puede observarse un fenómeno de aplanamiento y desplazamiento de la prótesis hacia arriba o hacia fuera, lo cual da un efecto algo antiestético. No es aconsejable implantar la prótesis mamaria a nivel submuscular en pacientes que hacen mucho esfuerzo físico con los brazos.

En cuanto a la técnica subfascial, no hemos encontrado una diferencia significativa con la subglandular, dado el fino grosor de la fascia que prácticamente no aporta volumen, a la hora de disimular el reborde de la prótesis mamaria.

Otro tema es la relación de la posición de la prótesis con la aparición de encapsulamiento. Hay médicos que piensan que las prótesis colocadas a nivel submuscular se encapsulan menos, pero esta relación no está demostrada.

Por tanto, no existe una técnica mejor que otra; en cada caso hay que valorar los pros y los contras y tomar la decisión.

¿Se pueden girar las prótesis anatómicas?

Hay médicos que no aconsejan a sus pacientes las prótesis anatómicas por el riesgo de que se giren. La prótesis redonda aunque se gire no va a cambiar su forma, sin embargo una prótesis anatómica que se gira puede cambiar radicalmente la forma del pecho.

La técnica quirúrgica para la implantación de prótesis anatómicas precisa de la creación de un bolsillo (espacio que se despega para alojar la prótesis) muy ajustado a las dimensiones de la prótesis. También es importante elegir un tipo de rugosidad de la cubierta de la prótesis que permita que ésta se adhiera a la cápsula que se va a formar. Teniendo en cuenta estos detalles, el riesgo de que se gire es mínimo.

¿Las prótesis de mama dificultan la exploración mamaria?

La silicona es un material radiopaco, lo que quiere decir que los rayos x de la mamografía no nos permiten visualizar correctamente parte del tejido mamario que es tapado por la prótesis. Pero este cierto grado de dificultad no quiere decir que no se pueda explorar la mama en su totalidad. Para ello, se hacen varias proyecciones con la mamografía, y ésta se puede complementar con una ecografía mamaria, que también es un excelente método de diagnóstico.

No es cierto que la técnica submuscular facilite más la visualización de la mama con la mamografía. Con cualquiera de las técnicas la glándula mamaria siempre está por encima de la prótesis.

¿Se puede dar lactancia tras una mamoplastia de aumento?

Esta preocupación es muy frecuente entre las mujeres que se plantean una operación de aumento de pecho o en las que ya están operadas y quieren ser madres.

No existe ningún estudio científico que contraindique la lactancia en pacientes portadoras de prótesis mamarias de silicona, independientemente de la posición en que esté alojado el implante.

Las pacientes operadas podrán lactar posteriormente, a no ser que algún problema ajeno a la intervención lo impida.

¿Se han de hacer masajes después de la operación de aumento de pecho?

Si los implantes son lisos sí que se aconseja el automasaje para prevenir el encapsulamiento. Con las modernas prótesis de texturado rugoso, que se adhieren al tejido, está contraindicado el masaje, pues dificultaría esta adherencia, perdiendo el beneficio que la rugosidad aporta en la prevención del encapsulamiento. Para el tratamiento precoz del encapsulamiento se indican los ultrasonidos.

¿Son necesarios los drenajes?

El drenaje es un tubito que se deja en el bolsillo donde se ha colocado la prótesis, y que sale a través de la piel, y que está conectado a un pequeño bote que tiene hecho el vacío. De esta manera, se aspiran los escasos restos de sangre que se producen en las primeras horas del post-operatorio.

Nosotros consideramos necesario su uso, ya que la sangre es un elemento irritante para los tejidos internos, cuyo cúmulo puede estimular el encapsulamiento. Además, supone un buen indicador ante la posibilidad de un sangrado excesivo post-quirúrgico, lo cual supondría la necesidad de una revisión quirúrgica de algún vaso sangrante.

Normalmente los drenajes se dejan 24 horas, y son retirados antes del alta de la clínica junto con el vendaje compresivo.

¿Qué es el encapsulamiento?

Cuando se introduce la prótesis de mama, el organismo la reconoce como un elemento extraño; no la rechaza, pero intenta aislarla. Por ello, se crea una membrana alrededor de la prótesis, que normalmente es de un espesor fino, y permite que la prótesis tenga cierta movilidad y un tacto blando. Dicha membrana se conoce como cápsula de la prótesis.

Algún factor irritante como la sangre, pequeñas contaminaciones bacterianas, excesivo movimiento por falta del reposo adecuado durante los primeros días, o factores desconocidos, pueden hacer que la cápsula se engruese y cierre el espacio de la prótesis, dando una reducción de la movilidad a la prótesis, y un tacto duro. Entonces hablamos de encapsulamiento de la prótesis de mama.

Se pueden producir diferentes grados de contractura capsular o encapsulamiento. Baker clasificó los grados de contractura capsular de la siguiente forma:

Grado I. La mama presenta un tacto y forma natural.

Grado II. La mama presenta un tacto un poco duro pero con un aspecto natural.

Grado III. La mama presenta un tacto duro y forma con visible distorsión.

Grado IV. La mama presenta un tacto duro, forma distorsionada y dolor.

La incidencia de aparición de encapsulamiento es bastante baja (alrededor de 1 %) desde que se usan prótesis rugosas.

Si quieres realizar un aumento de mamas en Barcelona, en nuestro centro de estética ponemos a tu disposición a unos de los cirujanos plásticos más experimentados que hay en Barcelona. Confía en Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán & Hernández.

    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Aumento de mamas
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Liposucción
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Depilación laser
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández -  Toxina botulínica
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Aumento de labios
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Adelgazamiento
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Vista del corte sagital
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Incisión
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Ubicación del implante debajo del tejido mamario
    Instituto de Medicina y Cirugía Estética Arán y Hernández - Ubicación del implante debajo del músculo pectoral y del tejido mamario